Manualidades para los niños en verano

El verano es una buena época para pasar en familia. Los niños no tienen colegio y los padres acostumbran a tener alguna que otra semana de vacaciones, así que es buen tiempo para divertirse y también para descansar. Aunque eso sea algo difícil a veces cuando hay criaturas llenas de energía correteando por la casa.

En este post te traemos algunas propuestas para que, sin necesidad de que se pasen el verano haciendo deberes del cole, los niños puedan estar entretenidos y se diviertan a la vez que dan un respiro a los padres para que ellos también tengan vacaciones

Propuestas de manualidades

En las horas de más calor, como después de la comida, está claro que la calle no es el mejor sitio para que los niños estén en la calle. Es momento para algo más tranquilo que puedan hacer en casa, como las manualidades. Puedes darles pinturas, por ejemplo, pero el desastre que monten puede ser pequeño… así que hay opciones como los sellos caucho que les van a permitir crear igual pero sin manchar tanto.

Con los sellos caucho todo es bastante fácil y divertido. Son sellos con formas distintas y que puedes personalizar incluso. Los padres podéis encargar online un motivo que haga mucha gracia a vuestros hijos y tendréis en breve un sello que les encantará usar. ¿Qué hacer con los sellos de caucho? Pues se puede hacer de todo, casi. Con unos sellos los niños van a poder personalizar dibujos, van a poder crear cenefas o “cuadros” y colgarlos de las paredes. Incluso si les está quedando muy bien lo que hacen puedes decidir que estampen sellos en su habitación, con motivos de peces por ejemplo, con motivos que no requieran una ejecución perfecta y les permitan plasmar su creatividad en una habitación adecuada…

Y para niños más mayores hay técnicas como el scrapbooking con las que podrán crear álbumes y libros personalizados y poner todos sus recuerdos del verano.

Papel de diario… reconvertido

Otra cosa muy sencilla y divertida se hace con un material tan sencillo como unos diarios viejos. Que los niños corten tiras más o menos anchas de ese papel. ¿Qué más necesitan? Cola para papel, platos de plástico, papel de seda y tijeras. Lo que hay que hacer es poner el plato del revés, aplicar cola a las tiras de diario y aplicarlas para que sigan la forma del plato. Según la edad de los niños, ayúdales en la tarea.

Algo interesante es poner un papel entre el plato y las tiras para que no se peguen. Una vez tengáis muchas tiras puestas y haya un grueso considerable, hay que dejar secar y luego quitar el plato. Ahora ya tenéis un buen soporte en forma de plato que va a colgar precioso de la pared de la habitación de los niños. Pero es sólo el lienzo. Ahora es el turno de que los niños dejen volar la imaginación y recorten y peguen papel de seda de colores para crear sus obras. Puestas de sol, prados con pollitos, lo que más gracia les haga… Y los sellos caucho también pueden dar un toque interesante y divertido a estos cuadros.

Con esto ya tienes algunas ideas para que los niños disfruten haciendo cosas que no sean sólo jugar y que pueden ayudarles a desarrollar su imaginación. ¿Tienes alguna idea más? ¿Qué sueles hacer con tus hijos en verano? Coméntanoslo en los comentarios.

Laura Martínez

Soy madre y bloguera. En este blog publicamos artículos sobre niños, bebés, maternidad y muchas cosas más. ¿Nos sigues?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *