higiene-dental

Curso de higiene bucodental anti caries

Es posible que tu pequeño haya recibido algunas nociones de higiene bucodental en el colegio (o instituto, dependiendo de su edad). Sin embargo, muchos niños consideran que todo lo que se imparte en clase es algo que, sencillamente, hay que estudiar, y no lo ponen en práctica. Por eso, te recomendamos que tú mismo les dediques un pequeño curso de higiene bucodental si te preocupa su salud en este aspecto.

Porque, en ocasiones, no conocemos los problemas que se cuecen en su boca hasta que presentan síntomas avanzados, como dolores intensos a causa de una caries o de un flemón.

Además, un gran número de niños subestima la necesidad de cepillarse los dientes el mínimo necesario al día y con la técnica correcta.

Por todo esto, te damos una serie de ideas que puedes tratar de transmitir a tu hijo mediante tu propio curso de higiene bucodental. Otra buena opción sería apuntarlo a un curso impartido por un profesional, pero es posible que el pequeño no se sienta muy motivado a ello. Por eso, te aconsejamos que tengas listo tu propio plan

Consejos para que los pequeños eviten las caries

-Cada cepillado de dientes debería durar un mínimo de 3 minutos.

-Hay que cepillar de arriba abajo, y nunca de lado a lado. Si lo hacemos de lado, estaremos extendiendo el ácido que se encarga de causarnos problemas en los dientes, y eso no es lo que queremos, sino, más bien, lo que deseamos evitar.

-La pasta que se debe emplear en el cepillado de dientes debe ser fluorada.

-El cepillado nocturno debe ser obligatorio siempre, media hora después de la cena y antes de ir a dormir.

-En caso de mascar chicle de manera habitual, es recomendable que sean sin azúcar y con xilitol.

-El cepillo de dientes hay que renovarlo cada 2 ó 3 meses, como máximo. Puede ser antes si el cepillo se ve desgastado, ya que esto estará indicando que ya ha perdido efectividad.

-Nunca está de más usar hilo dental o cepillo interdental para limpiar la zona entre los dientes y bajo la línea de las encías, dado que aquí se acumulan muchos restos de alimentos y no siempre son eliminados por el uso del cepillo.

-Es apropiado hacer uso de un enjuague bucal con la finalidad de eliminar la placa y otros restos de alimentos que puedan permanecer en los dientes incluso después del cepillado.

-Cambia el consumo de bebidas y alimentos con azúcar por otros más sanos, como la fruta o la verdura. Por ejemplo, ¿sabías que un trocito de queso después de comer ayuda a prevenir las caries y otros problemas habituales de los dientes?

Finalmente, no olvides que transmitir estos conocimientos a los pequeños no tiene por qué estar reñido con la diversión. Idea tu pequeños curso de higiene bucodental combinándolo con lecturas de libros, canciones, el uso de guiñoles… Siempre, dependerá de la edad y las preferencias del pequeño.

Laura Martínez

Soy madre y bloguera. En este blog publicamos artículos sobre niños, bebés, maternidad y muchas cosas más. ¿Nos sigues?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *