dientes niños

El cuidado de la boca en bebés y niños pequeños

El correcto cuidado e higiene de la boca es algo que debe inculcarse a los niños desde bien pequeños ya que puede ayudar a evitar problemas de salud a largo plazo, además como en el resto de los aspectos de la vida, el cuidado de la boca tiene unas características especiales en cada etapa de la vida humana y para los bebés es algo fundamental. Todos estos conocimientos los podrás aprender en un curso como higienista dental o CAD CAM.

Al nacer prácticamente el bebé ya cuenta con su primer grupo dental al completo, sólo que aún no son visibles sino que están ocultos en las encías. Al salir le permiten al niño probar nuevos alimentos, ya que ya puede masticar y también expresarse mejor ya que los dientes son un apoyo de la lengua para vocalizar bien.

Es importante limpiarle al bebé los dientes todos los días, al principio es suficiente para ello frotárselos suave con una toallita húmeda o un dedal de silicona, puede aprovecharse para ello el momento del baño, lo que nos permitirá crear una rutina tanto para nosotros como para el bebé.

Hacia los seis meses se producirá la erupción del primer diente de leche, este será el momento de comenzar con la higiene dental del pequeño dos veces al día. Es importante limpiar no sólo la encía sino también el paladar, la lengua y los laterales de la cavidad bucal. Según se vayan desarrollando los dientes ya será posible el uso de un pequeño cepillo para efectuar un cepillado suave

Antes de los dos años de edad no es conveniente emplear para el cepillado de los niños pasta dental, el agua debería de ser suficiente, aunque hay casos de niños que si lo necesitan, existiendo en el mercados pastas fluoradas específicas para ellos.

Los bebés son propensos a desarrollar la conocida como “caries del biberón”, esta es causada por los restos de leche, zumos o papillas que pueden quedar en los dientes del pequeño, por eso los expertos aconsejan evitar que el niño se quede dormido con el biberón en la boca, hay que ser consciente de lo que se hace en con los pequeños y ser unos papis molones muy responsables.

Una vez que estén desarrollados los dientes es el momento de empezar a usar el hilo dental para evitar que de queden restos de comidas entre los dientes.

Es aconsejable dejar que el niño juegue para que vaya familiarizándose con su propia higiene bucal y con la manera de realizar un correcto cepillado, pero recordando que en edades tan pequeñas es el adulto el que finalmente tiene que hacer efectiva la correcta higiene.

Laura Martínez

Soy madre y bloguera. En este blog publicamos artículos sobre niños, bebés, maternidad y muchas cosas más. ¿Nos sigues?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *