Familias con cochecitos gemelares

Cochecitos gemelares: ¿cuál elijo?

Si la venida de un bebé trae miles de preocupaciones y dudas a los papás primerizos, la cosa se complica cuando vienen gemelos, incluso si ya se tiene experiencia en la materia. Aunque en algunos casos no hay más opción que comprar dos accesorios, uno para cada bebé, o uno para compartir, en otros es posible comprar objetos adaptados para gemelos. Es el caso de los cochechitos gemelares, un elemento imprescindible para un bebé. La elección debe hacerse a consciencia, lo que resulta complicado teniendo en cuenta la infinidad de marcas y modelos que existen en el mercado de cochecitos gemelares. Para hacer la mejor elección, lo más importante es tener en cuenta algunas recomendaciones.

¿Qué cochecitos gemelares existen?

Lo principal es tener claro para qué vais a utilizar el cochechito gemelar: quizás lo queréis para ir a pasear para la ciudad, para hacer running con los bebés, para ir al campo… El uso determinará qué tipo de rueda y de estructura necesitáis y, por tanto, cuál es el mejor carrito para vuestras necesidades.

Familia paseando con cochecito gemelar

Cochecitos gemelares en línea y en paralelo

Una vez determinado lo básico, pasemos a los detalles. Existen cochechitos gemelares en línea (un bebé delante del otro, a la misma o a diferente altura) y en paralelo (un bebé) al lado del otro. Los primeros, que también se conocen como cochecitos gemelares tándem, son más manejables, tienen más almacenaje y algunos modelos permiten mover las sillitas o quitarlas, pero también son más pesados, son muy largos y pueden ser más incómodos para los bebés, porque en la mayoría de modelos el que va detrás no puede ver el paisaje, y sólo se puede reclinar el asiento trasero. En cuanto a los cochecitos gemelares en paralelo, tienen como ventajas que algunos modelos se pueden reclinar completamente, los dos niños pueden ver el paisaje, son más ligeros y más estables; como inconvenientes, hay que tener en cuenta que suelen ser carritos grandes y que pueden no caber por todas las puertas y son menos manejables.

Otras características de los cochecitos gemelares

Otro de los grandes interrogantes respecto a los cochecitos gemerales está en los capazos: ¿son mejores los cochecitos gemelares con o sin capazo? Los pediatras recomiendan no transportar a los niños en posición sentada hasta los seis meses, por lo que es necesario tener un capazo o, en su defecto, un portabebés. Se puede escoger un cochecito con asientos reclinables o acoplar dos capazos al carrito.

El peso y el tamaño del cochecito es algo que tener en cuenta. Aunque los más caros suelan ser los más ligeros, esta es una de las características que pueden marcar la diferencia para que el uso por parte de los padres sea cómodo. El tamaño es importante para no encontrarnos con que el cochecito gemelar no cabe en el maletero o en el lugar donde queríamos guardarlo. Tomar las medidas, teniendo siempre en cuenta todos los accesorios que se puedan utilizar, es importante antes de tomar ninguna decisión.

Quizás no es lo más importante para elegir el mejor cochecito gemelar para vuestros bebés, pero desde luego será lo determinante. Hay que ser muy consciente del presupuesto que tenemos para gastar en el cochecito. Lo mejor es empezar a informarse con tiempo, hacer una lista de todas las características que consideramos imprescindibles y, a partir de ahí, elegir la que más se ajuste a lo que teníamos pensado gastar.

Un último consejo es que nunca está de más contar una silla plegable, ligera y barata, para cuando los bebés sean algo más mayores. Es recomendable porque, además de que llegará un momento en que los niños pesarán demasiado para que los lleve una única persona, es importante que hagan cosas por separado. Y si necesitáis llevarlos unidos, no hay ningún problema, porque existen unos conectores que permiten unir las sillas de forma rígida y estable.

Hay muchísimos modelos de cochecitos gemelares en el mercado, con lo que es imposible no dar con uno que se ajuste a nuestro presupuesto y necesidades. Meditad la decisión con tiempo y comprad el cochecito que necesitéis, sin racanear en el precio ni excederos.

Laura Martínez

Soy madre y bloguera. En este blog publicamos artículos sobre niños, bebés, maternidad y muchas cosas más. ¿Nos sigues?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *